Hasta que el álgebra nos separe

Le 21 octobre 2013  - Ecrit par  Javier Fresán
Le 6 février 2019  - Traduit par  Jimena Royo-Letelier, Julio E. De Villegas
Article original : Jusqu’à ce que l’algèbre nous sépare Voir les commentaires

Cet article a été écrit en partenariat avec L’Institut Henri Poincaré


Lire l'article en  

El Instituto Henri Poincaré y Paisajes Matemáticos (Images des Mathématiques) han unido sus esfuerzos para supervisar la reedición de la colección El mundo es matemático, publicado por RBA en convenio con Le Monde. En 40 obras, esta colección de calidad, -resultado de un proyecto colectivo de matemáticos españoles- aspira a presentar, a través de una gran variedad de puntos de vista, de múltiples facetas, las ciencias matemáticas bajo un aspecto histórico, humano, social, técnico, cultural...

Revisado y mejorado al nivel de la forma, esta nueva edición fue completamente leída y corregida por el equipo de Images des Mathématiques ; prefacios y listas bibliográficas fueron agregadas. Le Monde consagra un suplemento especial para el lanzamiento de esta colección presentada por Cédric Villani, quien escribió el prefacio original.

Cada semana, con la salida de un nuevo número de la serie, un extracto seleccionado será presentado en Images des Mathématiques. Será acompañado por el resumen del libro y de una invitación a prolongar su lectura.

Introducción

Nueva York, 1941. Es medianoche en el siglo. Pero a la sombra de la estatua de la Libertad, dos judíos franceses extraordinarios prosiguen con sus investigaciones. André Weil, fundador del grupo Bourbaki, va a revolucionar las matemáticas al descubrir la piedra Rosetta que permitirá descifrar algunos de los misterios más densos de la teoría de números. Mientras Weil navega en esas aguas del pensamiento, Claude Lévi-Strauss, gracias al método estructuralista, rompe el mito del antropólogo en busca de aventuras. Ambos en el exilio, su encuentro pone frente a frente sus inteligencias. En esa época Lévi-Strauss redacta su tesis sobre las estructuras elementales del parentesco : todo marchaba como él lo había previsto, hasta que analiza los matrimonios de la tribu de los Murngin, regidos por normas tan complejas que barrerían con las técnicas de estudios antes conocidas.

Esta obra relata la manera en que Weil resolvió el problema que impedía dormir a Lévi-Strauss por medio de la teoría de grupos, una rama de las matemáticas nacida un siglo antes para comprender las ecuaciones algebraicas. Un grupo es un conjunto dotado de una operación que —dados dos elementos— asocia un tercero, de manera que ciertas condiciones sean verificadas. Los números expresan cantidades ; los grupos miden la simetría. Así, no hay que sorprenderse que se les encuentre no solo en las matemáticas sino también en la naturaleza. Si Henri Poincaré afirmaba en 1881 que ’’las matemáticas no son sino una historia de grupos’’, hoy en día podemos ir más lejos y decir que los cristales de cuarzo o los átomos de hidrógeno están también regidos por un grupo. Vamos a ver que eso funciona igual para la armonía musical o los sistemas de protección de datos que nos permiten efectuar transacciones bancarias aseguradas.

Desde el comienzo, me pareció evidente que la historia de la colaboración entre Weil y Lévi-Strauss no podía ser relatada sino bajo la forma de un diálogo. Pero esto representaba un inconveniente manifiesto : al situarse la acción en el Nueva York de los años cuarenta, había que ocultar todos los acontecimientos que se producirían más tarde. Es entonces cuando me acordé de una linda tradición judía que la hija de Weil cita en un reciente retrato de familia : es la del compañero de estudios con el cual los muertos continúan aprendiendo en el más allá. Claude Levi-Strauss, fallecido en octubre de 2009, sería el compañero que André Weil había esperado desde su muerte once años antes. En todo caso, hay que precisar algo : no quisiera que alguien se confundiera y viese en esta construcción en diálogo una careta de la ficción. Salvo raras excepciones, los propósitos de los protagonistas están obtenidos de la abundante bibliografía que el lector encontrará al final de este libro. Solo la paciencia con la cual Weil se entrega para ciertas explicaciones es improbable para aquellos que tuvieron la suerte de conocerle.

El origen de Hasta que el álgebra nos separe es la conferencia que yo di en agosto de 2010 en la Universidad Internacional Menéndez-Pelayo, en el marco de esta « fascinante academia del Renacimiento » que es la escuela de verano Ortega y Gasset. Me es imposible dejar la palabra a nuestros héroes sin expresar previamente mi gratitud a los organizadores de ese seminario, así como a las personas que me consagraron sus tiempos mientras yo escribía : Giuseppe Ancona, Olivier Benoist, Gustavo Ochoa, Guillermo Rey, Roberto Rubio y Lucas Sánchez Sampedro. Gracias a ellos esta obra logró un poco mejor su objetivo : proponer al público general una aproximación a la teoría de los grupos, mediante las obras de André Weil y de Claude Lévi-Strauss.

PDF - 1.6 Mo
Sommaire du livre

Para profundizar más

He aquí algunos documentos y artículos sobre este tema :

Post-scriptum :

El extracto propuesto fue elegido por el autor del prefacio del libro Julien Melleray. Él responderá los eventuales comentarios.

Partager cet article

Pour citer cet article :

Julio E. De Villegas, Jimena Royo-Letelier — «Hasta que el álgebra nos separe» — Images des Mathématiques, CNRS, 2019

Crédits image :

Image à la une - Marion Bucciarelli

Commentaire sur l'article

Laisser un commentaire

Forum sur abonnement

Pour participer à ce forum, vous devez vous enregistrer au préalable. Merci d’indiquer ci-dessous l’identifiant personnel qui vous a été fourni. Si vous n’êtes pas enregistré, vous devez vous inscrire.

Connexions’inscriremot de passe oublié ?

Dossiers

Cet article fait partie du dossier «El mundo es matemático» voir le dossier