¡Las matemáticas en todas partes!

La naturaleza rebosa de objetos matemáticos. ¿No es cierto?

Pista verde El 14 agosto 2019  - Escrito por  Jimena Royo-Letelier, Julio E. De Villegas Ver los comentarios
Leer el artículo en  

Los numerosos problemas que conlleva la enseñanza de las matemáticas no son indiferentes a nadie. Mucha gente habla de ellos, pero pocos lo hacen de manera concreta. El debate ya es difícil de sobrellevar dentro de la comunidad matemática, y lo es más todavía a nivel del público. Es por esta razón que el sitio Paisajes Matemáticos aspira a ofrecer un espacio de discusiones abierto a todos quienes se sienten tocados por estos problemas. Aquí podrán intercambiar sus ideas, sus puntos de vista, y eventualmente aportar elementos de respuesta. El debate va a ser ’’provocado’’ cada mes mediante la publicación de un mensaje acerca de un tema específico, escrito por uno de los responsables de la sección o por cualquier otra persona que lo desee.

A. El Kacimi, F. Recher, V. Vassallo

He aquí un tema a debatir antes de una merecida pausa. En el intertanto, les deseamos excelentes vacaciones, agradeciendo cálidamente a todos aquellos entre ustedes que tuvieron a bien aportar sus contribuciones a los debates anteriores.

Con un poco de suerte, habrá días donde tendremos la impresión de que el gran ’’proyector’’ alrededor del cual este bello planeta Tierra gira sin cesar, iluminará cada objeto de una manera tan intensa que revelará hasta el mínimo detalle. Podremos tener entonces la agradable sensación de ver más claro, mejor, más finamente.

Cuando nosotros, matemáticos, profesores, investigadores, profesores-investigadores, discutimos con nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros estudiantes, nuestros alumnos o nuestro entorno más cercano, nos esforzamos por explicarles que nuestra mirada y nuestros conocimientos nos revelan muchas relaciones matemáticas en el mundo que nos rodea. Con frecuencia -en el otro sentido- los objetos de nuestra vida cotidiana, obras humanas o presentes en la naturaleza, casi nos hablan de ese mundo de ideas matemáticas construido por millares de sabios durante siglos. Nuestra mirada de matemáticos ilumina, por lo tanto, nuestras vidas de una manera particular. Procuramos, a veces en vano, compartirla con los demás, y a menudo nos sentimos frustrados al encontrarnos viviendo una espantosa soledad.

Pero, si las matemáticas de verdad están por todas partes, ¿por qué no se las ve tan fácilmente? ¿Por qué a nuestros amigos, a nuestros vecinos, a nuestros estudiantes o a nuestro entorno más cercano les cuesta tanto ver lo que nosotros, los matemáticos, vemos? ¿Por qué las personas son naturalmente sensibles a la música, mientras que una fórmula matemática, una curva, una superficie, un embaldosado lleno de simetrías, en resumen... un hermoso objeto matemático, tarda más tiempo en alcanzar el lugar de nuestras emociones?

Comparte este artículo

Para citar este artículo:

Julio E. De Villegas, Jimena Royo-Letelier — «¡Las matemáticas en todas partes!» — Images des Mathématiques, CNRS, 2019

Comentario sobre el artículo

Dejar un comentario

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?

La traducción del sitio del francés al castellano se realiza gracias al apoyo de diversas instituciones de matemáticas de América Latina.