René Thom

Piste bleue Le 15 octobre 2006  - Ecrit par  Marc Chaperon
Le 27 octobre 2019  - Traduit par  Jimena Royo-Letelier, Julio E. De Villegas
Article original : René Thom Voir les commentaires
Lire l'article en  

(Este artículo, escrito en 2006, proviene de la versión en papel de Images des Mathématiques.)

« El nuevo Newton es francés », proclamaba la portada de un gran semanario luego de la publicación en 1972 del libro Stabilité structurelle et morphogénèse de René Thom. Ese juicio [1] no era totalmente absurdo, ya que la obra de Thom da marcha atrás en un siglo que rebanaba el saber en rodajas cada vez más delgadas y nos devuelve a un tiempo donde las matemáticas no eran sino un aspecto de la filosofía natural.

Hasta 1970, la actividad de René Thom estaba traducida en un número restringido de artículos matemáticos de una densidad y una profundidad excepcionales. Estos habían revolucionado la geometría diferencial y la topología, y le valieron una medalla Fields a los 35 años (en 1958). Con la redacción de Estabilidad estructural y morfogénesis comienza un período más especulativo, durante el cual él ya no toca en absoluto las matemáticas, sino que se interesa en la biología, la lingüística y cada vez más en la filosofía, terminando con una exégesis muy original de Aristóteles. Eso, en cuanto a la historia, pero ¿qué es en el fondo ?

En las dos partes tan disímiles de esta obra se persigue una misma reflexión, primero acerca de la noción de forma : ¿qué es una forma, cómo va a mantenerse por deformación o al revés, cómo va a cambiar, morir, nacer [2] ? Sobre estas preguntas se centra la obra matemática de Thom, indiscutida por lo indiscutible, que trata sobre objetos ideales y bien definidos : las variedades diferenciables (los espacios de la geometría y de la física modernas) y las aplicaciones entre tales variedades. Recurre a ideas a menudo muy simples, que él pone en práctica con la audacia tranquila de los visionarios.

En la otra vertiente, Estabilidad estructural y morfogénesis aborda las mismas preguntas pero del lado de las ’’verdaderas’’ formas, y la audacia necesariamente da lugar a una cierta temeridad ya que el problema es gigantesco y casi inexplorado. Como advertencia, Thom cita a Valéry : ’’La vida no tiene tiempo para esperar al rigor’’. Su obra querrá por lo tanto emprender un diálogo, pero choca con el rechazo de los biólogos -tal vez molestos por el alboroto mediático que le rodea-.

En lingüística, mientras casi todos se concentran en el aspecto formal del lenguaje, él parte del sentido y por lo tanto de las estructuras de la mente humana, proceso que -yo creo- sirve de base para toda su obra. Por lo tanto, no es en absoluto asombroso que sea en las neurociencias donde ciertos modelos estudiados comiencen hoy en día a parecerse a los que él proponía hace 35 años.

Sus obras completas constituyen un CD-ROM distribuido por IHÉS (Institut des Hautes Études Scientifiques).

Notes

[1Emanado del entusiasmo del matemático británico E. Christopher Zeeman para lo que él había bautizado « teoría de las catástrofes ».

[2Las catástrofes de Thom y Zeeman, que Vladimir I. Arnold llama perestroikas.

Partager cet article

Pour citer cet article :

Julio E. De Villegas, Jimena Royo-Letelier — «René Thom » — Images des Mathématiques, CNRS, 2019

Commentaire sur l'article

Laisser un commentaire

Forum sur abonnement

Pour participer à ce forum, vous devez vous enregistrer au préalable. Merci d’indiquer ci-dessous l’identifiant personnel qui vous a été fourni. Si vous n’êtes pas enregistré, vous devez vous inscrire.

Connexions’inscriremot de passe oublié ?