El surgimiento de la ’’ciencia falsa’’

Le 27 juillet 2018  - Ecrit par  Emmanuel Jacob
Le 3 janvier 2022  - Traduit par  Edgard Araya, Andrés Navas, Pilar Garcés
Article original : L’essor de la « fausse science » Voir les commentaires
Lire l'article en  

Este artículo repasa una investigación internacional iniciada por la Süddeutsche Zeitung y que reúne a 23 medios de comunicación, que pretende dar la alarma sobre el reciente y rápido desarrollo del negocio de la ’’ciencia falsa’’ o ’’fake science’’. Sus resultados aparecieron en estos medios a partir del 19 de julio, en particular en el periódico Le Monde que dedica un editorial así como una bonita página doble [1] en su edición del 20 de julio.

Vivimos en una era floreciente para la ciencia. Este es un sentimiento ampliamente compartido, y ni siquiera creo que ofenda a nadie el hablar de consenso sobre este punto. Las cifras también están ahí para apoyar mi punto. Por ejemplo, si miramos el número de artículos científicos publicados cada año en arXiv, se duplicó entre los años 2000 y 2009, para luego duplicarse nuevamente. También he escuchado antes que, en matemáticas, el número total de teoremas conocidos se duplica cada 10 años. Así que ciertamente esto debe tomarse con pinzas [2], aunque no deja de ser impresionante. Esto podría significar que 3/4 de los teoremas conocidos desde la antigüedad... ¡son de hecho más recientes que la primera victoria en la Copa del Mundo de la selección francesa de fútbol !

Hablo de números, pero... ¿qué pasa con la calidad ? ¿Son los nuevos teoremas tan importantes como los antiguos ? ¿También conllevan significado y consecuencias ? No voy a comentar sobre esta calidad general o media, sino que pretendo hablar aquí de lo peor. De producciones que no tienen más de científico que el nombre y la apariencia. De esta ’’ciencia falsa’’ y su nuevo mercado, tan lucrativo como fraudulento.

En la primera fila, editores depredadores, de los que ya estábamos hablando en Paisajes Matemáticos en este excelente artículo de Jérôme Germoni. Estas revistas pseudocientíficas se parecen a otras revistas serias que existen. Excepto que su nombre se ha cambiado sutilmente y el comité editorial está formado por personajes ficticios de universidades ficticias, o incluso personalidades científicas reales, reconocidas, pero sin su consentimiento, incluso en contra de su voluntad. No hay revisión ni control sobre el contenido científico de los artículos publicados. Y los autores –o las organizaciones a las que están afiliados– deben pagar costos de publicación elevados [3].

Bajo un principio bastante similar, florecen las conferencias pseudocientíficas, con una relevancia científica vacía [4], y que permitan cobrar cuotas de inscripción a sus ponentes y participantes (u organizaciones) a las que estén afiliados.

Los autores u oradores a menudo se dan cuenta del engaño... pero demasiado tarde, a costa de ellos. A veces, por el contrario, utilizan a sabiendas estas revistas para ocultar en ellas ciencia falsificada y, por ejemplo, para publicar allí un ’’estudio’’ extrañamente ventajoso para ciertos industriales sin escrúpulos [5]... También los autores se ven empujados por la ’’cultura de los números’’ : el número de artículos publicados, el número de invitaciones a congresos... con mucha frecuencia y cada vez más tomados como indicadores del valor de un investigador. Uno puede incluso preguntarse legítimamente si esta ciencia falsa no es sintomática de esta reciente y cada vez más apremiante ’’cultura de los números’’ [6].

Esta falsa ciencia surgió en la década de 2000 y se ha disparado desde 2010, hasta el punto de dejar de ser marginal. Además del dinero desperdiciado (incluido el dinero público), el fenómeno pone en peligro a todas las publicaciones científicas. Su credibilidad y su rigor están amenazados. En última instancia, la ciencia corre el riesgo de ahogarse en esta pseudociencia. Y podría volverse cada vez más complicada de distinguir...

Sin embargo, la visibilización de este fenómeno y la conciencia de su daño actual y su potencial daño futuro no parecen estar a la altura del desafío... incluso dentro de la comunidad científica. Solo puedo saludar y transmitir el trabajo periodístico de esta cooperación internacional.

Article original édité par Emmanuel Jacob

Notes

[1Esta doble página incluye, entre otros, este artículo y este artículo.

[2No he encontrado ninguna referencia a este tema, y ​​el ’’número de teoremas conocidos’’ no es un concepto claro y simple de definir.

[3Este es también el caso de ciertas revistas serias, cuyo modelo económico se basa en el pago de los costos de publicación por parte de los autores, y el acceso libre y gratuito para lectores. Hablamos de ’’libre acceso premium’’ o ’’golden open access’’.

[4Normalmente, una conferencia de este tipo se presenta en un sitio web bien hecho, que parece serio, que parece depender de un comité organizador prestigioso... Pero, como las revistas depredadoras, este comité es de hecho ficticio. Y una vez allí, la organización de la conferencia se vuelve mínima : los participantes son mucho menos numerosos de lo que sugiere el sitio y, sobre todo, los pocos participantes no encuentran a los mejores expertos en su dominio, y trabajan en temáticas más bien dispersas que no permiten beneficiarse del encuentro.

[5Las matemáticas, naturalmente, no están demasiado preocupadas por estas imposturas, por su carácter a menudo remoto de aplicaciones industriales inmediatas.

[6Esta ’’cultura de los números’’ está menos presente en Francia que en Estados Unidos o en muchos otros lugares... pero la tendencia está ahí, y Francia no se salva.

Partager cet article

Pour citer cet article :

Andrés Navas, Edgard Araya, Pilar Garcés — «El surgimiento de la ’’ciencia falsa’’» — Images des Mathématiques, CNRS, 2022

Crédits image :

Image à la une - Imagen inspirada en una ilustración de este artículo serio, a partir de un artículo aleatorio falso escrito por Mathgen con el consentimiento de Emmanuel Jacob.

Commentaire sur l'article

Laisser un commentaire

Forum sur abonnement

Pour participer à ce forum, vous devez vous enregistrer au préalable. Merci d’indiquer ci-dessous l’identifiant personnel qui vous a été fourni. Si vous n’êtes pas enregistré, vous devez vous inscrire.

Connexions’inscriremot de passe oublié ?